El proyecto, encabezado por investigadores de Chile, Francia y Alemania, que contempla la instalación de cinco hidrófonos, se ha ejecutado en el Canal Fitz Roy, en Punta Dungeness y a lo largo del Estrecho de Magallanes.

Con el fin de analizar cómo el ruido submarino podría afectar a diferentes poblaciones de mamíferos marinos de la Región de Magallanes y Antártica Chilena, un grupo de científicos del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL) de la Universidad Austral de Chile (UACh) ha realizado diversas característizaciones acústicas de mamíferos marinos durante los meses de noviembre y diciembre.

El proyecto, desarrollado en conjunto con el Instituto Alfred Wegener (AWI) de Alemania, la Universidad de Toulon (UTL) y el Laboratorio Informática y Sistemas (LIS) de Francia, se ha ejecutado en el Canal Fitz Roy, Punta Dungeness y a lo largo del Estrecho de Magallanes.

El Dr. Diego Filun, investigador del AWI y del Centro IDEAL, quien ha trabajado junto a Franck Malige y Constanza Alarcón, señala que “la caracterización acústica de las diferentes especies de mamíferos marinos son el primer paso para poder implementar en el futuro un monitoreo acústico pasivo a largo plazo”.

Filun explica que “hemos estado registrando información de diferentes animales de la región, como el delfín chileno, el delfín austral, la tonina overa, la ballena jorobada y la ballena sei. Esto ayudará a conocer los sonidos que estos animales producen y, en un futuro, cuando comencemos con el monitoreo a largo plazo en diferentes áreas de la región, podremos identificar las diferentes especies por su sonido característico”. La grabación de la bioacústica se realiza mediante un hidrófono que va sumergido en el agua, al costado de una embarcación.

El investigador indica que en las últimas décadas el ruido submarino ha aumentado como consecuencia de actividades humanas como las construcciones portuarias, la instalación de plataformas en el mar y el aumento del tráfico marítimo.

“En diferentes especies marinas, está demostrado por diversos trabajos científicos, que el ruido submarino puede causar efectos que van desde alteraciones de comportamiento o desorientación, hasta daños críticos en el sistema auditivo, entre otras lesiones fisiológicas”, explica. “La Región de Magallanes y la Antártica Chilena se caracteriza por ser un área donde habitan diferentes especies de mamíferos marinos, las que son residentes durante todo el año, como los delfines y los lobos de mar; y otras presentan una presencia más estacional, como las ballenas e incluso focas. Los mamíferos marinos son principalmente los afectados con un aumento del ruido submarino, debido a que ellos utilizan el sonido en diferentes contextos: para la navegación, alimentación y comunicación”, agrega.

Instalación de hidrófonos

Además, el proyecto contempla la instalación en las próximas semanas de cinco hidrófonos que registrarán datos en tiempo continuo durante un año. Esta red de monitoreo complementará a la que existe desde 2008 en la Antártica, que cuenta con 21 instrumentos de monitoreo en el Mar de Weddell y en la Península Antártica, a cargo del AWI.

El Dr. Filun señala que, con el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente (MMA) y el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile (SHOA), “estamos planificando la implementación de un monitoreo acústico pasivo para estudiar las diferentes poblaciones de mamíferos marinos en la región y cómo se podrían ver afectadas por el ruido submarino, siendo las principales fuentes de ruido el tráfico marítimo y, en el futuro, la construcción de mega puertos”.

Los hidrófonos, que serán instalados en anclajes que posee el Centro IDEAL, permitirán registrar información sobre el impacto del ruido antropogénico en mamíferos marinos de un área subantártica.