A través de cinco cuentos, la obra —que está dirigida a niños y niñas de entre 7 y 11 años y mediadores de la lectura— busca dar a conocer la importancia de las microalgas en los fiordos de la Patagonia.

Un ictosaurio que no deja de preguntar sobre la vida en los océanos. Una microalga llamada “Dino” que da la bienvenida a los lectores. Una estrella de mar que tiene un diario de vida donde lleva un registro de todo lo que ocurre bajo la superficie. Estos son algunos de los personajes que protagonizan el libro Microcuentos. Grandes historias de pequeños organismos.

La obra, que fue financiada por el programa Ciencia Pública del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación (CTCI), contó con el apoyo del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL) de la Universidad Austral de Chile (UACh) y la edición de Editorial Mis Raíces, se encuentra disponible en versión digital e impresa.

Los relatos fueron escritos por la bióloga marina Anita Flores y las ilustraciones estuvieron a cargo de artista Francisca Prieto. La iniciativa está dirigida a niños y niñas de entre 7 y 11 años y mediadores de la lectura, y tiene como objetivo dar a conocer la importancia de las microalgas como organismos fundamentales en las dinámicas socioambientales de los fiordos de la Patagonia.

El libro, además, considera un cuadernillo con material complementario y explicativo respecto de las temáticas tratadas en los cuentos. De esta forma, los mediadores de lectura dispondrán diferentes recursos para explorar diversas perspectivas pedagógicas de manera interdisciplinaria.

“Este proyecto se adapta a las necesidades de cada mediador. Por ejemplo, una profesora de arte puede abordarlo a través de las ilustraciones, una profesora de ciencia desde la parte experimental y una profesora de lenguaje mediante los cuentos”, explica Anita Flores. “Desde el punto de vista de cómo se entrega la información, existen tres categorías de libros informativos: de alfabetización científica, otros que plantean dudas y aquellos que hacen una mezcla entre ambos. Nosotros optamos por la tercera alternativa: la idea es captar la atención y, en una segunda instancia, responder la mayor cantidad de dudas que surjan”, agrega.

“Este libro fue ilustrado de manera digital. Los dibujos se basaron en fotografías microscópicas de microorganismos”, explica Francisca Prieto y agrega que “las obras de ilustración científica cada vez van adquiriendo más importancia, debido a que son muy eficaces en explicar procesos biológicos y naturales a los niños y niñas”.

Distribución y próximas actividades

La versión impresa del libro se encontrará disponible a partir de diciembre y enero en las bibliotecas públicas de las regiones de Los Lagos; Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo; y Magallanes y la Antártica Chilena.

Paralelamente, se contemplan una serie de actividades educativas con el objetivo de dar a conocer el libro, las que comenzarán con un concurso escolar. Quienes deseen adquirir un ejemplar, pueden participar en un sorteo a través de la cuenta de Instagram @microcuentosmarinos.