Trabajo multidisciplinario dio cuenta de la presencia de estos elementos y cómo son sus dinámicas en los sistemas de fiordos australes

Crónica, El Pingüino. Los metales trazas son muy escasos en los sistemas marinos, siendo posible encontrar concentraciones más elevadas de estos elementos en cuerpos de agua dulce, como ríos, glaciares y hielo de los polos. Ante la evidencia científica del derretimiento acelerado de lugares como el Ártico y la Antártica, es importante conocer cómo influirán estos componentes en la comunidad marina.

La mayor parte de los trabajos científicos se habían enfocado en el aporte del hierro a los océanos. No obstante, un trabajo multidisciplinario analizó las dinámicas de cuatro metales trazas: hierro (Fe), cobalto (Co), níquel (Ni) y cobre (Cu), en ocho zonas de ambos polos, Groenlandia y Antártica. Para este estudio se utilizaron datos publicados desde el año 2014 hasta la fecha, a fin de considerar una mayor variabilidad interanual.

Los resultados mostraron una presencia constante de hierro, principalmente en el Ártico. “En el caso de Groenlandia, existe una mayor entrada de agua dulce comparada con la Antártica, por lo que el rango de salinidad y la concentración de metales es mucho más grande en este lugar”, explicó el Dr. Juan Höfer, investigador del Centro IDEAL de la Universidad Austral de Chile (UACh) y académico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), quien participó del estudio.

Leer más en El Pingüino.